En blanco

18 julio 2009

La acetazolamida (N-(5-sulfamoyl-1,3,4-thiadiazol-2-yl)acetamida. Fórmula química C4H6N4O3S2) es una especie de droga de la nada, de no-soma.
Además de destrozarme los riñones con parsimonia, con alevosía sibilina, me roba los sueños.
Con la excusa de combatir el glaucoma, las pastillitas blancas (un poco amargas y ásperas a la lengua) atacan directamente al cerebro, reduciendo el riego sanguíneo en aquella parte de mi cuerpo que empieza en el cuello y termina más o menos en los pelos de la coronilla.
Comprenderá el lector que, a falta de un adecuado flujo de savia roja al órgano que gestiona las obsesiones y manías humanas, es, cuando menos, heroica, la mera pretensión de cualquier actividad intelectual.
No sólo no me puedo concentrar, sino que tampoco puedo estar muy attento al mundo sensitivo, ni soñar. Eso tampoco: se acabó lo onírico. Llegado el verano, que es cuando mi presión intraocular repunta por culpa del calor, la acetazolamida toma el control de mi cuerpo, de clara el estado de excepción en mi cabeza e implanta el toque de queda las veinticuatro horas del día.
Así, paso el tiempo en una especie de letargo estropajoso, con la boca seca y las manos hormigueando. De vez en cuando me sorprendo dando cabezadas mientras mantengo una conversación con alguien. El otro parece no darse cuenta, porque según creo mi discurso sigue fluyendo con cierta coherencia, pero yo noto ligeras pérdidas de conciencia, elipsis temporales y sensoriales.
Leer se ha convertido en una proeza. Escribir, tres cuartos de lo mismo. Sin embargo, mal que bien, voy saliendo adelante en los ratos de tregua.
Lo que no llevo nada, pero nada bien, es la ausencia de sueños. Desde que la acetazolamida dicta las normas, apenas he vuelto a vivir la vida paralela que llevaba durante mis horas de descanso.
Entiendo que, si le cuesta mantenerse a flote durante el día por culpa del embargo sanguíneo impuesto por las pastillas, bastante hace ya mi cerebro con mantenerme vivo durante las noches. El pobre no tiene fuerzas ni ganas (ni casi recursos) para elaborar sueños.
Sólo he soñado dos veces, y las dos durante esa vigilia ambigua que precede al despertar, así que más que sueños podrían calificarse de alucinaciones. Hace unos días tuve un conato de sueño erótico con tintes absurdos y sazonado con algunos de mis miedos atávicos, que omitiré contar por vergüenza y porque, de todos modos, sería una información superflua y sexo gratuito. Y esta mañana se ha producido el segundo simulacro de sueño: una voz de hombre anciano me explicaba que ya iba siendo hora de escoger esposa. Le pregunté por qué, y me respondió que yo acababa de cumplir cien años y que todo el mundo elegía mujer llegada esa edad. Me interesé por saber algo más sobre esa costumbre social, y la voz en off me dijo, mientras yo observaba un vaso de agua medio lleno, que me faltaba poco para morir, y que tenía que cumplir con el rito marital antes de llegar a los trescientos años.
Algo bueno sí que tienen esas pastillas: ahora no padezco insomnio.

Anuncios

2 Responses to “En blanco”

  1. Any Says:

    No sé que haría si alguien o algo me robase los sueños… Admiro tu valor. Realmente lo admiro. Y que sigas leyendo y escribiendo pese a lo difícil que se haga. Continúa adelante. Cada día gusta un poquito más leerte.

    Biquiños.

    • Jorge Says:

      La literatura es el único salvavidas que aún no se me ha pinchado, así que leer o escribir es, para mí, como aferrarme a la lucidez o a la parte de la vida que me gusta. Ese valor no es más que instinto de supervivencia… y un poco de cabezonería, je je je.
      Gracias, yo también sigo con deleite la vida que me hubiera gustado vivir, y que se refleja en cada página de tu blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s