Épatant Camus

31 julio 2009

El lector-soledad cerró el libro. Y los ojos. El siguiente fue el primer pensamiento que le vino a la cabeza: ni siquiera el amor de Marie impidió que Meursault matara al árabe. Tampoco evitó que le condenaran a muerte.
El lector-anhelo se sintió desesperanzado: está visto que nada ni nadie nos puede salvar del calor del sol.

Anuncios

2 Responses to “Épatant Camus”

  1. periodista83 Says:

    Simplemente genial 😉

    • Jorge Says:

      Sabes que de no ser por ti no habría descubierto a Sartre. Ni a Kawabata, ni a Murakami… Ni la fotografía. Eres como mi especie de maestro espiritual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s